Cómo describir un vino

Les describiré los factores que se consideran importantes y se deben tener en cuenta cuando uno describa un vino:

Roble: Esto quiere decir que el vino ha sido fermentado en barricas roble, y por lo tanto habrá adquirido sabores, taninos y textura por el contacto de la madera. Los vinos tintos pueden adquirir un carácter “especiado” y los blancos sabores a mantequilla y a vainilla.

Tanino: Muchos han escuchado más de alguna vez esta palabra, esta es una sustancia que se encuentra en la piel de las uvas tintas. Lo podemos sentir en la lengua, en la boca, incluso en las encías, al momento de tomar un vino. Estos aportan cualidades positivas a los vinos, dan estructura y complejidad.

Acidez: proviene del jugo de la uva, es fundamental para el vino, ya que le da sus cualidades refrescantes. Cuando probaos un vino con acidez de inmediato comenzamos a salivar. Demasiada acidez hace que sintamos que el vino es agrio, pero en su justa medida producirá un vino refrescante, que no parezca extremadamente dulce o empalagoso.

Muchas veces nos hemos preguntado, ¿qué hace que los vinos sean diferentes?

Para poder entender este punto debemos saber cómo maduran las uvas. Es muy importante que esta fruta reciba luz solar y calor. Ya que así maduran correctamente, el nivel de acidez disminuye y el azúcar aumenta. Un vino hecho a partir de uvas no maduras será delgado y amargo. Por el contrario si hay demasiado luz solar y calor, las uvas no podrán conservar su acidez y se hacen muy dulces.

Por lo tanto los vinos frescos producirán vinos blancos, más bajos en alcohol. Refrescantes y de acidez alta.

Por el contrario los climas calurosos, producirán vinos altos en alcohol, ricos en sabor, y principalmente tintos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: